En los medios deportivos, ser mujer “es una batalla diaria”, dice Irma Cuevas

“El ‘no’ ya está; hay que cambiar ese no por el sí”, sostiene

Para Irma Cuevas, locutora de radio y periodista con más de 30 años de trayectoria, estar en los medios deportivos es “una batalla diaria” por el sólo hecho de ser mujer.

Eso le ha puesto barreras a lo largo de su vida. “No te creen”, señala, pues “hay desconfianza porque estás en deportes hechos por y para hombres, y, cuando hay una mujer, lo primero que te dicen es: ‘con quién tuviste que ver para que tuvieras un puesto de trabajo’; o simplemente ‘tú nunca pateaste un balón, cómo me vas a hablar de futbol’, y situaciones así que te denigran”.

Tomar ese camino hoy en día no es fácil; hace 30 años era aún más complicado. Cuenta que, alguna vez, cuando “trabajaba en Ondas del Lago (estación de radio), con Toño Moreno, uno de mis jefes con los que más he aprendido en el mundo de los deportes, tenía un compañero que no le gustaba recibir órdenes de una mujer y yo era su jefa de información. Y a él se le hizo fácil decir que no iba a recibir indicaciones mías y me azotó la puerta y se salió. Tiempo después él salió del medio, ya no regresó a esto y todo cayó por su propio peso”.

“Nos hacen menos y se siente feo, porque también tengo capacidad, también estudié, fui a los campos de entrenamiento, entonces no entiendo por qué creen que no podemos hacer el mismo trabajo que los hombres”, recalca.

Todo ese andar empezó cuando era niña: “Mis papás me ponían a ver deporte, sobre todo el fin de semana. Del lado de mi mamá, todos mis tíos y primos juegan golf; del lado de mi papá, todos juegan tenis, pero lo que veíamos en casa los fines de semana era futbol”, aunque Irma, o ‘Cue’, como le conocen en el medio, sólo practicó, de forma recreativa, el tenis.

Después, como estudiante, tal vez sin proponérselo, comenzó a romper barreras. Estudió ciencias de la comunicación en la Universidad Intercontinental.

Al terminar su carrera, en 1993, comenzó un curso de cronismo deportivo en el Centro de Capacitación Raúl del Campo Jr. Salió de estudiar ahí en 1994, y ese mismo año presentó su tesis, que es sobre la influencia de los medios de comunicación en la actitud de los aficionados mexicanos ante la Copa del Mundo de 1994, antes, durante y después del mundial.

“Cuando estaba estudiando en la UIC yo ya había trabajado en espectáculos con el grupo Menudo, pero me gustaba mucho el futbol y siempre andaba con el equipo de la universidad; en ese entonces estaba Ramón Raya, Ángel García Toraño y Eric Fisher, quien era mi compañero en la clase de inglés y que me dijo que buscara algo diferente y estudiara algo que me gustara. De hecho, Eric me llevó a la Raúl del Campo Jr., y ahí empezó”, recuerda.

Al hacer las pruebas de locución y sus exámenes escritos se sorprendió del nivel de conocimiento que tenía del deporte, sobre todo porque nunca lo había estudiado como tal, pero tenía en su mente conceptos e historia.

A la par, una de las mejores amigas de su hermana trabajaba con Toño Moreno y, a través de ella, conoció al equipo del Atlante e iba mucho al Estadio Azulgrana para hacer prácticas, hasta que el equipo le dio una acreditación y empezó a ir a entrenamientos y partidos. De hecho, “el Atlante me ayudó mucho a hacer mi tesis; es más, Félix Fernández (entonces portero azulgrana), hizo el prólogo de la tesis y hasta la corrección de estilo”. Su trabajo incluso tiene algunos mensajes de jugadores de ese entonces como Miguel Herrera, Guillermo Cantú, Isaac Mizrahi o Roberto Andrade.

Ya con un camino arado en el deporte, fue como se llegó e irrumpió en los medios de comunicación. La mayoría de las mujeres que estudiaban comunicación se dedicaba a relaciones públicas o espectáculos, “y yo tenía la posibilidad de hacer algo diferente”.

Con 53 años de edad, ha dado más de la mitad de su vida a los medios y el deporte, pero aún tiene mucho por entregar. “Me siento en una buena etapa profesional. Durante muchos años quise tener mi propio programa, ser la conductora. Ahora conduzco noticiarios, conduzco programas, hago entrevistas. Creo que, a 30 años de que inicié, volteo y digo: ‘caray, ¿todo esto he logrado?’”.

Tiene razón: “Cubrí Juegos Olímpicos, Juegos Paralímpicos, finales de futbol, carreras de Fórmula 1… mucho de lo que pude haber soñado, pero todavía me falta, porque el día que yo diga que ya no tengo nada por hacer, mejor me retiro. Esta profesión día a día te sorprende con algo nuevo”.

Así lo soñaba y así se ha dado, pues “quería que me reconocieran por mi nombre jugadores de futbol y eso lo he logrado y me tiene muy contenta”.

Con todo ese cúmulo de experiencias y vivencias es una referente en el medio, y aquella alumna que soñaba con ser reconocida ahora también es maestra; ahora ella es quien da clases en el Centro de Capacitación Raúl del Campo Jr. Lleva como docente 14 años. “Nadie me ayudó a estar en el medio y, si yo puedo ayudar a las nuevas generaciones, ¿por qué no lo voy a hacer?”, señala.

Ambas profesiones se complementan, remarca: “Me encanta enseñar lo que ya he pasado, y me encanta vibrar con los radioescuchas”.

Sin embargo, aún quiere escribir más páginas en su vida. Tiene la inquietud de trabajar en una ONG o alguna fundación. “Me gustaría trabajar con algunos atletas paralímpicos, fuera de los medios de comunicación o, en su defecto, ser jefa de prensa de algún lugar, cuando la voz ya no me dé en la radio”, bromea.

Mujer aguerrida, Irma del Carmen Cuevas Rivero tumbó todas esas barreras, aunque asegura que las mismas “no existen”, y hay que tomar en serio lo que dice. Debido a su trayectoria, la maestra ha recibido diversos reconocimientos: Por ejemplo, en 2009, obtuvo el Octavo Reconocimiento Nacional de las Mujeres en el Deporte en la categoría de Periodista Deportiva. Luego, en 2015, recibió un reconocimiento a las Periodistas Deportivas por parte del Senado y, en 2021, aceptó la insignia internacional Qui Veritaem, que otorga el Comité Cultural Tropicana-Garibaldi. Además, en 2022, ingresó al Salón del Periodista Deportivo en su quinta generación, y en agosto de 2023 fue nombrada vicepresidenta del organismo.

Con tres décadas en los medios, no sólo ha abierto su propio camino, sino el de muchas mujeres que hoy forman parte de los medios deportivos. Las barreras “las ponemos nosotros mismos”, dice Cue, quien manda un mensaje a todas las niñas que quieren trascender, en el ámbito que sea: “Todas podemos cumplir nuestros sueños, por muy difícil que lo tengamos. El ‘no’ ya está; hay que cambiar ese no por el sí. Hay que perseguir los sueños, que nunca te digan que no puedes hacer las cosas, porque sí cuesta trabajo, y tienes que aprender el doble o triple, estudiar y tener la piel muy dura para aguantar muchas cosas, pero siempre se puede”.

Comparte este artículo

Noticias relacionadas

SUSCRÍBETE

Recibe las últimas noticias de las ligas, equipos, programas y partidos que Vive Siete transmite.